PADRE JORGE ANGARITA PARDO


padre angaritaEn el transcurso de nuestra vida conocemos personas que con el tiempo y las experiencias vividas se transforman en amigos. También existen esos amigos del alma que se vuelven más que hermanos.

El Padre Jorge Angarita Pardo era ese amigo entrañable, ese hermano del alma y de ideales del Padre Murcia Riaño. Jorge Angarita fue el compañero de camino y cuando el sendero de la vida llegaba a su fin para el padre Murcia, él consideró que no había otra persona mejor para dejar en sus manos su pequeña Obra que tanto amaba: La Congregación de las Hermanas de San Juan Evangelista.

Y como buen amigo, Monseñor Angarita valoró el legado puesto en sus manos y colmó la historia de la Comunidad con sus virtudes, carismas, dones, vivencias, experiencias y sobre todo con amor infinito. Supo dar respuesta a la responsabilidad encomendada por su amigo y orientó a la Congregación bajo la “caridad, el fervor y la lucha de su afán apostólico y con la interpretación fiel y entusiasta del alma del Fundador y su carisma eclesial”.

De esta manera la Comunidad debe su fundación al Padre Murcia y al Padre Angarita debe su consolidación y crecimiento. Él fue quien animó a las hermanas y atrajo nuevas vocaciones. Organizó con Sor Blanca Ramírez las primeras constituciones de la Comunidad y también los escritos del Padre Fundador. Supo bridar en todo momento su vitalidad, experiencia y esperanza al servicio de Dios y de las Juanistas.

El Padre Angarita murió el 5 de Septiembre de 1966 cuando aún estaba en la dirección de la Comunidad. Dejó a cada una de las hermanas el ejemplo de la vivencia de su lema: “estoy convencido de que así como solamente la caridad hace apóstoles, así también la caridad hace Santos”.

“Estoy convencido de que así como solamente la caridad hace apóstoles, así también la caridad hace Santos”.

P. Jorge Angarita